16 dic. 2014

HUANUNI: LA ÚNICA ALTERNATIVA PARA SALVAR LA EMPRESA ES RECUPERAR LA INDEPENDENCIA POLÍTICA DE LA CLASE OBRERA

TODO NUESTRO A POYO AL FRENTE DIGNIDAD SINDICAL REVOLUCIONARIA, VOTEMOS POR LA FRANJA AMARILLA

 Ante la caída de los precios internacionales de los minerales, que afecta drásticamente la rentabilidad de las operaciones de las tres únicas empresas mineras estatales (Colquiri, Huanuni y Coro Coro), los funcionarios de gobierno del MAS han salido a declarar que es “necesario” realizar el despido de trabajadores,  y en especial en la mina Huanuni que tiene cerca de 4448 trabajadores. Aunque de momento, por razones electorales debido a la proximidad en marzo de 2015 de las elecciones a gobernaciones y municipios,  aún no se atreven a implementar el despido masivo en las empresas estatales, si lo están dejando correr en la minería privada permitiendo el despido de más de 180 mineros de la empresa aurífera Inti Raymi.      

Lo vergonzoso de esta  situación es la complicidad de las direcciones sindicales mineras con los planes de ajuste del gobierno.  La Federación de Mineros aceptó de buen gusto el “Plan de contingencias” del Ministerio de Minería que consiste en dos cosas: incremento de la productividad y disminución de costos; lo cual en lenguaje sencillo significa incrementar la explotación de los trabajadores intensificado los ritmos de trabajo y disminuir derechos, un ejemplo de aquello es que en Huanuni no se implementó el incremento salarial de este año.

El saliente dirigente del sindicato minero de Huanuni Pedro Montes, ahora senador electo del MAS, hizo creer que la única salida para salvar la empresa de una eventual crisis era convertir a los trabajadores mineros en pongos (sirvientes)  políticos del MAS, para ello a fuerza de chantaje sobre la estabilidad laboral y las conquistas salariales, logró asaltar el sindicato y transformarlo en un instrumento al servicio de los planes del gobierno. Lo único que hasta ahora consiguieron los trabajadores mineros ha sido servir de escalera de los intereses personales de Pedro Montes y su séquito  de dirigentes Masistas. 

Para que la empresa Minera Huanuni enfrente la actual crisis de los precios internacionales no  necesita planes aislados sino salidas de fondo, no es posible preservar las fuentes de trabajo solo apelando a convertir a los trabajadores en ovejas fieles del MAS, sin exigir un verdadero plan de inversión y fortalecimiento de las empresas mineras  estatales  y la nacionalización, bajo control obrero,  de toda las empresas mineras privadas, para de esa manera aplicar una verdadera política minera nacional. 

Para avanzar en esa dirección se necesita, como primer paso, recuperar la independencia política de los mineros, recuperar sus organizaciones sindicales. Esa oportunidad y tarea está planteada para los trabajadores mineros de la empresa estatal Huanuni, ahora en las elecciones para renovar el directorio de su sindicato que se realizará el 20 de diciembre, rechazando a los tres frentes expresión de la burocracia progubernamental y votando por la única alternativa de independencia de clase que expresa el frente Dignidad Sindical Revolucionaría encabezada por el compañero Mario Martínez, actual presidente del Partido de los Trabajadores.

Desde el grupo Lucha Socialista (sección simpatizante de la LIT CI), expresamos todo nuestro apoyo a la candidatura del compañero Martínez y nos ponemos a disposición de los trabajadores mineros para fortalecer la tarea de recuperar su sindicato de manos del MAS, y que vuelva a asumir el rol de referente de lucha de la clase trabajadora boliviana.   



11 nov. 2014

Saludo a los que tienen coraje!

Luchar por un movimiento estudiantil independiente de los gobiernos y las autoridades universitárias!

Desde  el Colectivo Sabotaje (Lucha Socialista + Independientes) presentamos  esta carta abierta a l@s estudiantes de la Carrera de Comunicación Social - UMSA. Creemos que es necesario debatir muchas cosas que pasan en la Carrera. Ahora lo más importante es tratar el tema de las elecciones al CECOM. 

Hace dos semana nosotros presentamos un pronunciamiento, firmado de manera colectiva, junto a otros compañer@s  de la carrera, donde anticipamos nuestra posición frente a ese proceso “el comité electoral es una muestra más de la manipulación de las autoridades y los docentes. Los estudiantes ya no decidimos sobre nuestras propias elecciones al CECOM, desde arriba autoridades, docentes y unos cuantos cómplices universitarios organizados en frentes que quieren asaltar el CECOM deciden, como y cuando deben ser las elecciones sin consultarnos.” De esa manera, expresamos nuestro desacuerdo con ese proceso, principalmente porque comprendemos que es anti-democrático y no respeta las decisiones estudiantiles. 

Pasado casi 20 días desde que fuera elegido supuestamente de manera “aleatoria”, solo ahora el comité electoral convoca una asamblea para tratar sobre el tema de las elecciones. En este momento en que la mayoría de los estudiantes ya no están pasando clases. Un verdadero absurdo! Una maniobra para hacer que sea elegido un frente que siga beneficiando a las roscas de la U y quitar el derecho al voto de los estudiantes.

Es hora de impulsar la construcción de un movimiento estudiantil con autonomía e independencia frente a la derecha, al gobierno de Evo,  las autoridades universitarias y los docentes. 

La lucha por una educación pública, gratuita y de calidad, es parte de la lucha de la juventud en toda LatinoAmerica, los planes del neoliberalismo para la enseñanza superior afectan a todos los países y en eso Bolivia no es diferente. 

En nuestro país, la educación ha pasado desde los años 80 por un fuerte proceso de privatización. Es por eso que hoy estamos obligados a pagar una serie de tasas mediante la adopción de documentos sencillos, pagar la matrícula e incluso tenemos que pagar el ingreso al baño! 

Lamentablemente, el MAS ha gobernado el país durante diez años, pero no ha cambiado esa lógica. Evo sigue favoreciendo el lucro de los dueños de las universidades privadas y respalda el carácter de mercancía de la educación pública. Hoy en las universidades estatales, gastamos un montón de dinero pagando las tasas de los trámites de nuestra documentación. Por ello queremos llamarte a iniciar una gran campaña contra las tasas y todo cobro en la universidad.

La educación pública debe ser gratuita!

Las últimas noticias en la prensa, señalan que hay una reducción en los precios de las materias primas como minerales y petróleo del cual dependen en gran medida los ingresos de Bolivia. El gobierno del MAS ha profundizado la dependencia de nuestra economía de la exportación de materias primas, por ello, la reducción de ingresos por la baja de los precios internacionales de las materias primas caerá probablemente en las espaldas de los trabajadores, campesinos y de la gente pobre. Un ejemplo claro, es que se anuncia despidos de los trabajadores por el cierre de minas, y que los ingresos departamentales del 2015 se reducirán en cerca de 700 millones de dólares.

La reducción de ingresos nacionales, es de esperar, traerá consecuencias al presupuesto de la  educación, con una posible rebaja del presupuesto para las Universidades Públicas. Frente a eso, desde el Colectivo Sabotaje, planteamos la reflexión ante los estudiantes… ¿Cuál debería ser la posición del movimiento estudiantil en ese escenario?

En nuestra opinión, la tarea del movimiento estudiantil es luchar contra los planes del gobierno, peleando por incrementar y ampliar el presupuesto para las universidades públicas y no salir defendiendo al gobierno. 

Los problemas de nuestra universidad están lejos de ser la única tasa de recaudación. También carece de democracia. Hoy en día, nosotros los estudiantes, a pesar de ser la mayoría de la comunidad académica, no tenemos el derecho a elegir a nuestras autoridades democráticamente, debido al voto ponderado. El voto de un docente puede valer hasta 30 veces más que el voto de un estudiante. 

La universidad, no puede ser feudo de las camarillas, por eso nos pronunciamos por una verdadera democracia y contra el  actual voto ponderado. Una verdadera democracia universitaria solo puede ser alcanzado con el voto universal de estudiantes y docentes para la elección de autoridades y la toma de decisión del gobierno universitario. 

Lucha contra la corrupción

Nuestra carrera, comunicación social, se ha caracterizado por ser una de las pocas (tal vez la única) que ha luchado incesantemente contra la corrupción en la U. Este es un caso crónico, los docentes fantasmas, la malversación de fondos, la burocracia estudiantil que se aprovecha de becas y dinero destinado a la U son parte de la degeneración y deformación de la autonomía universitaria. La autonomía es resultado de la lucha de estudiantes, debemos recuperarla para el beneficio de nuestra educación y no de las camarillas. 

Luchar contra las opresiones también es tarea del movimiento estudiantil!

En los últimos meses las compañeras de nuestra carrera han mostrado un gran valor al denunciar casos de acoso sexual por parte de los docentes. Este es un fenómeno que todos conocemos pero pocos se atreve a sacar a la luz por temor a represalias. La violencia machista es algo que pasa en toda la sociedad, lamentablemente la U no es la excepción, considerando que la mayor parte de estudiantes está conformada por mujeres, consideramos que el movimiento estudiantil debe comprometerse en la lucha contra el machismo, contra el acoso, el centro de estudiantes que gane la siguiente elección debe poner un centro de denuncia y seguimiento de las denuncias de acoso en la carrera. Así mismo, se debe luchar por guarderías para que las compañeras que son madres puedan seguir estudiando.

Es importante dar un salto y comprometerse en la lucha contra todo tipo de opresiones, homofobia, racismo, discriminación, etc. al interior de nuestra carrera. Como futuros comunicadores necesitamos poner un alto a las opresiones.  

La Universidad no es una Isla

Los universitarios de décadas pasadas lucharon hombro a hombro con los mineros y campesinos, es necesario recuperar esta capacidad combativa de los jóvenes. Evo prometió mucho y cumplió muy poco, ahora demuestra que no es un gobierno del pueblo, las luchas del pueblo por mejores condiciones de vida, por empleo seguro, por salario digno, etc. son luchas nuestras porque la gran mayoría de los estudiantes ni siquiera sabemos si lograremos terminar la U, si nos alcanzará presupuesto para ello, o peor aún; ni siquiera tenemos un empleo seguro después de 5 años de estudio y sacrificio.  

Somos hijos de trabajadores, de asalariados, de cuentapropistas, de campesinos y desocupados; por ello apoyamos sus luchas por mejores salarios, mejores condiciones de vida y el derecho a organizarse sindical y políticamente de manera independiente. En este sentido, creemos que la tarea del movimiento estudiantil es luchar con ellos, en la permanente alianza obrera-estudiantil. 


21 oct. 2014

Después de las elecciones: LA TAREA CENTRAL ES RECUPERAR LA INDEPENDENCIA DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES PARA AFRONTAR LA EMBESTIDA PROPATRONAL DEL MAS-EVO MORALES

Los últimos reportes oficiales confirman el triunfo del MAS  de Evo Morales en la elecciones nacionales, con un 61,04% de la votación (tres puntos porcentuales menos que en el 2009), asegurando un tercer mandato hasta el 2020; el resultado no fue una sorpresa, al contrario solo confirmaba las previsiones de las encuestas que, con anterioridad a las elecciones, daban cuenta del aun mayoritario respaldo electoral de Evo Morales y la reducida preferencia hacia los candidatos de la derecha, lo cual parece continuar expresando de manera distorsionada la contundente derrota que le propino a la derecha el movimiento de masas en los procesos revolucionarios del 2003 y 2005, y que por falta de alternativas a la izquierda del MAS, sigue siendo canalizado por este partido de gobierno, a pesar de que su política sea contraria a los intereses de los sectores obreros y populares. 

Ese sentimiento antiderecha arraigado en el movimiento de masas boliviano, obligó a Evo Morales a saludar su victoria como un triunfo “contra el imperialismo”, una afirmación que de ninguna manera causa la menor preocupación e intranquilidad de los sectores empresariales y del propio imperialismo, quienes desde hace varios años saben mejor que nadie que Evo dice una cosa y otra muy distinta es lo que hace y esto último es lo que realmente les interesa, por ello mismo, son quienes con más satisfacción han saludado y respaldado la continuidad de este gobierno que les otorga las garantías suficientes para su enriquecimiento, la explotación y el saqueo en Bolivia.    

Los voceros de los empresarios y el imperialismo expresaron su respaldo y confianza en Evo antes de las elecciones. 

Dos días antes de las elecciones, el viernes 10 de octubre, una de las cadenas noticias más emblemáticas del imperialismo norteamericano, la cadena estadounidense CNN, premió a Evo Morales con medalla de oro por "transitar un camino de previsibilidad y lograr dejar tranquilos y conformes al mundo empresario"; CNN saludó de manera anticipada la reelección de Morales afirmando que en su gobierno "Bolivia se convirtió en un lugar seguro para invertir particularmente en el mundo del petróleo". Unas semanas antes, el 17 de septiembre, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia ofreció una cena a Evo Morales y Álvaro García, en la cual expresaron el respaldo de los empresarios al gobierno y su compromiso de respaldar el logro de objetivos comunes, y en retribución el gobierno se comprometió a fortalecer y potenciar a los empresarios y sus inversiones. Un verdadero romance y declaración de amor entre el gobierno y los sectores patronales y proimperialistas, una realidad que dista mucho del supuesto anticapitalismo y antiimperialismo que pregona en los foros internacionales.

Aquello deja claro que la mejor apuesta para los empresarios, los banqueros, los latifundistas y las transnacionales no eran ninguna de las candidaturas de derecha, sino el gobierno del MAS quien a sus ojos se presenta como un gobierno que aplica un programa capitalista a favor de sus intereses con amplio respaldo popular, la mejor garantía para cuidar de sus ganancias que ninguno de los otros partidos puede ofrecerles.   

Un triunfo electoral a fuerza de cooptar y destruir las organizaciones obreras indígenas y populares.

Precisamente para impedir el surgimiento de cualquier expresión política a su izquierda, el gobierno de Evo Morales, desplegó una estrategia de cooptación y división de las organizaciones sociales con la cual colaboraron de manera cómplice las principales dirigencias burocráticas como el de la Central Obrera Boliviana y la Federación de Mineros, entre muchas otras. 

A inicios de este año, diferencia de lo que sucedía el 2013, no existía una sola organización obrera, indígena, campesina u otro sector popular que no esté bajo el control del MAS, aquellas organizaciones que se resistieron fueron objeto de ataques y división, como fueron los casos del sindicato de Huanuni a quienes se les chantajeo con reducción de salarios si no cambiaban su dirigencia de oposición por una dirigencia del MAS, otro tanto ocurrió con el  CONAMAQ (principal organización indígena de las tierras altas) que fue dividida y ocupada su sede con violencia por militantes del MAS, con el apoyo de la policía.

Todas las organizaciones sociales desde la COB hasta el último sindicato tomado por los militantes del MAS se convirtieron en casas de campaña electoral y de control del voto de sus afiliados, llegando incluso a amenazar en los sindicatos campesinos con castigos físicos a quienes no votaran por el MAS.  De manera vergonzosa, las dirigencias se negaron a respaldar e intervenir en las luchas que se protagonizaron de manera previa a las elecciones como el de los jubilados, o el de los oficiales de baja graduación y cuando lo hicieron fue para desarticularlas y colaborar con el gobierno en su derrota. 

Es prioritario recuperar nuestras organizaciones de manos del gobierno para enfrentar los ataques que se vienen. 

Pasadas las elecciones, empezaron ya a manifestarse los primeros problemas de la caída de los precios de los minerales, la empresa Inti Raymi, una de las minas más grandes en Bolivia, anuncio el retiro de al menos 140 trabajadores y el próximo cierre de sus operaciones dejando en la calle a otros 300 trabajadores, la Federación de Mineros ha informado que situación similar atraviesan otras cinco empresas mineras. Las primeras manifestaciones de los trabajadores mineros de base ha sido plantear la nacionalización de estas empresas, sin embargo el gobierno y la dirigencia harán lo posible para que esa salida no se concrete. 

Tanto el ministerio de minería y la dirigencia MASista de la Federación de Mineros, han anunciado que el 26 de octubre realizaran una reunión para elaborar un plan “técnico” para el salvataje de las empresas y evitar los despidos masivos. Ese plan será su respuesta para evitar cualquier iniciativa en dirección de la nacionalización de las empresas y en realidad salvar a los empresarios; para ello se discutirán medidas como el incremento de la productividad, el congelamiento de salarios como ocurre en la empresa minera Huanuni donde no se aplicó el incremento salarial decretado este año, para “salvar la estabilidad económica de la empresa”.  Es decir los dirigentes mineros se proponen convertirse en administradores de los empresarios para salvarles el pellejo. 

Esto es apenas una muestra de lo que será la tercera gestión de gobierno del MAS, todo su respaldo electoral se usara en hacer que los trabajadores, indígenas y campesinos sean comprensivos con sus patrones, con los grandes terratenientes y las transnacionales y les ayuden a mantener sus ganancias en medio de una coyuntura que se anuncia de inicio de un descenso de los precios internacionales de las materias primas, sobre el cual ha estado asentado el crecimiento económico al que debe en parte su reelección Evo Morales.

Por ello, es prioritario que desde las bases se empiece a debatir la necesidad de recuperar la independencia de las principales organizaciones expulsando a las dirigencias MASistas que se han apoderado de ellas, esta tarea es urgente por ejemplo, en el movimiento minero, para enfrentar la crisis que se avecina e imponer la única salida que correctamente intuyen los mineros de base: la NACIONALIZACIÓN de todas las empresas mineras. 

El tercer gobierno del MAS, se perfila con claridad a un ataque a los sectores obreros, indígenas y campesinos, el cual el movimiento de masas boliviano solo podrá enfrentar a condición de recuperar la independencia de sus organizaciones sociales. Así mismo, en este proceso de luchas que se perfila a futuro, seguirá planteada la necesidad de forjar una alternativa política de independencia de los trabajadores, planteando una alternativa de lucha y por el socialismos a ese importante porcentaje del casi 6% de población que voto en blanco o nulo, donde están expresándose aquellos sectores que dejaron de creer en el MAS y tampoco creen en la derecha. Es al servicio de estas tareas que el grupo Lucha Socialista sección simpatizante de la LIT-CI, se pone al servicio. 

8 oct. 2014

NI EL MAS NI LA DERECHA SON OPCIÓN PARA LOS TRABAJADORES



VOTEMOS NULO O BLANCO: EN DEFENSA DE LA INDEPENDENCIA POLÍTICA DE CLASE Y EN RECHAZO AL ENTREGUISMO A LAS TRANSNACIONALES 

Las elecciones de este 12 de octubre en Bolivia, tienen una particularidad, no existe una polarización política entre  los cinco partidos que se postulan, las diferencias  entre ellos que en realidad son de matiz no han dado lugar a debates significativos y ni siquiera propuestas con algún tono polémico, por cuanto existe una coincidencia general, la de mantener, parchar o reforzar el capitalismo y el predominio de las transnacionales en el país.   
 
Que expresa el respaldo todavía mayoritario del MAS 

Sin embargo, una diferencia importante con las elecciones del 2005 que permitieron al MAS de Evo Morales llegar al gobierno por primera vez, es que entonces su votación expresaba la ilusión y esperanza de amplios sectores de trabajadores y el pueblo por grandes transformaciones, hoy el aun mayoritario respaldo electoral del MAS de Evo Morales, que según las encuestas tiene el 54% de preferencia no expresa la ilusión de los trabajadores y más bien un sentido “práctico” por evitar el retorno de la derecha y por la continuidad de una administración que coincidió con un repunte del crecimiento económico por efecto de los precios internacionales de las materias primas. 

Ese “sentido práctico” del voto por el MAS, se reforzó además con el “soborno y chantaje orgánico” que desplegó el gobierno comprando de manera abierta a las dirigencias obreras y de otros sectores, como ocurrió con la burocracia de la COB regalándoles sedes, vehículos y ofreciéndoles incorporarlos a sus listas de candidatos; en el caso de aquellas organizaciones que en algún momento mostraron un grado de independencia, como fue el Sindicato de Mineros de Huanuni, las atacó y chantajeó amenazando con reducción de salarios sino se alineaban a su política electoral. 

El voto por el MAS está expresando de manera distorsionada, el masivo repudio que existe en las masas bolivianas hacia los partidos de derecha como la Unidad Demócrata (UD) del empresario Doria Medina, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Tuto Quiroga  y el Movimiento Sin Miedo (MSM) de Juan del Granado, quienes según las encuestas todos juntos no llegan siquiera al 25% de la preferencia electoral.
 
Para quién se propone gobernar Evo

Sin embargo, esa expresión de repudio por los partidos patronales, que hoy canaliza el MAS gracias a la complicidad de las dirigencias traidoras, encubre el hecho que durante los nueve años de gobierno de Evo Morales, quienes más se beneficiaron de su gestión fueron precisamente los empresarios, latifundistas, banqueros y transnacionales. Según datos del propio gobierno, las utilidades de la banca durante el primer semestre del 2014 se incrementaron en un 52%, en el tema de hidrocarburos pese a la “seudonacionalización” según datos también del propio gobierno, entre el 2007 y el 2013 las compañías petroleras se han llevado cerca de 9.700 millones de dólares (MM/$us) por concepto de utilidades. En cambio los trabajadores hemos recibido en este año un mísero aumento salarial  nominal del 10% que descontando la tasa de inflación apenas llega al 3,5% de incremento real; durante los nueve años del gobierno del MAS y Evo Morales la situación de la mayoría de los bolivianos no ha cambiado, no se han creado fuentes de trabajo estable y cerca del 80% de la población en edad de trabajar aún continua ocupada en trabajos informales o cuentapropistas, sin beneficios sociales, ni seguro y sometidos a largas jornadas de explotación. Queda claro que el tercer mandato del gobierno de Evo Morales continuara siendo en beneficio de los más ricos y en desmedro de los trabajadores, campesinos, estudiantes, indígenas y pueblo explotado. 

La falta de alternativa de independencia política de los trabajadores y el voto nulo o blanco

Es la falta de una alternativa política independiente de los trabajadores y el pueblo empobrecido, lo que hoy explica el todavía masivo respaldo del MAS, tanto así que  en la actualidad el segundo lugar en las encuestas a nivel nacional con el 16% la ocupa la opción de voto blanco nulo o ninguno, donde está expresándose la opinión de quienes dejaron de creer en el MAS, que no quieren el retorno de la derecha pero que no tienen ninguna alternativa política que exprese su descontento. La responsabilidad para que las y los trabajadores hoy no tengan una alternativa propia a la izquierda del MAS es principalmente de la dirigencias traidoras de la COB que boicotearon la construcción del Partido de los Trabajadores, como también de organizaciones como el POR – Lora y el PC, que actuaron en unidad de acción para evitar el surgimiento de esta importante herramienta política. 

No obstante de la traición y boicot de la burocracia sindical, la tarea de construir una alternativa política de independencia de los trabajadores  continua vigente. Las elecciones pasaran, y la lucha por mejores condiciones de vida continuará día a día. Desde el grupo Lucha Socialista sección simpatizante de la Liga Internacional de los Trabajadores  (LIT –CI) te convocamos a que este 12 de octubre votes nulo o blanco y después continuemos en las luchas diarias construyendo una verdadera herramienta política de independencia para conquistar el poder para los trabajadores y por el socialismo. 

La Paz, octubre de 2014.

13 may. 2014

En defensa de la calidad educativa ¡Abajo la nueva malla curricular y la Ley Avelino Ziñani!


El gobierno del MAS  a través de su Ministerio de Educación, pretende asestar un golpe a la calidad de la enseñanza de las niñas, niños y jóvenes estudiantes de las escuelas y colegios públicos en Bolivia, al incrementar nuevas materias a la malla curricular de los maestros de primaria, obligándolos a dictar materias que no son de su especialidad, pero lo más grave, es que los maestros para dictar las nuevas materias, tendrán que reducir las horas y contenidos de las materias centrales como Ciencias Naturales, Matemáticas, Leguaje y Sociales.

En secundaria, la aplicación de la nueva malla curricular estaría atentando contra la calidad educativa y desestructurando las asignaturas porque se estaría disminuyendo de 12 a 8 horas las materias de física, química, biología y geografía.

Como se puede evidenciar  se trata de un atentado contra la calidad de la educación de las hijas e hijos de trabajadores y el pueblo, para quienes seguramente este gobierno pretende una educación no científica y de baja calidad.  

Así mismo, de manera antipedagógica, el Ministerio pretende instruir fusionar los paralelos con menos de 40 estudiantes en primaria y secundaria y menos de 35 en el ciclo inicial, haciendo que se formalice el pasar clases en aulas abarrotadas, cuando lo óptimo y pedagógicamente recomendable debiera ser un máximo de 20 en inicial, 25 en primaria y 30 en secundaria. En lugar de imponer la fusión de paralelos debiera plantearse más bien el desdoblamiento de aquellos paralelos abarrotados.

Por todo lo anterior, esta no puede ser solo una lucha de los maestros, debe ser una lucha asumida por todos los padres de familias y estudiantes, desde todos los sectores sociales, para  rechazar a la nueva malla curricular ‘impuesta’ por el Ministerio de Educación, pues es un atentado contra la educación.

La defensa de la calidad de la educación pasa por exigir, más infraestructura y equipamiento, mejores salarios para los maestros y una jubilación digna para los maestros con el 100 por ciento de su sueldo. 

Así mismo, es prioritario rechazar la persecución y pretendido amedrentamiento a los dirigentes de la Federación de Maestros de La Paz, independientemente de nuestras diferencias, con procesos fraudulentos como el que lleva adelante el ministro Roberto Aguilar, con su Resolución 001/2014. 

9 may. 2014

Nueva Ley de Minería favorece a las transnacionaales y cooperativistas en detrimento de la minería estatal

Durante los primeros días de abril, la dirigencia de los pequeños patrones cooperativistas mineros, lanzaron a sus bases – en  su gran mayoría peones asalariados superexplotados – al bloqueo de caminos y la movilización exigiendo al gobierno la aprobación sin modificaciones del proyecto de Ley de Minería, que fue elaborado y consensuado durante tres años con el gobierno, las transnacionales, los empresarios mineros y, de manera vergonzosa para los asalariados, con la dirigencia de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB). 

Contra cualquier previsión, los casi nueve años de matrimonio perfecto, entre el gobierno del MAS y la patronal cooperativista, atravesó por su primera pelea a causa de la Ley de Minería, el desentendimiento giró en torno a los artículos 132 y 151. Muy al contrario de lo que alegaban los voceros del gobierno, de ninguna manera se trataba de una confrontación entre quienes defendían los intereses del Estado (supuestamente el gobierno) frente a quienes defendían la entrega de los minerales a las transnacionales. En realidad la disputa ha sido por quien de los dos (el gobierno o los dirigentes cooperativistas) firman los contratos de saqueo con las transnacionales. Así, finalmente el acuerdo firmado el 25 de abril, reconciliando a las cooperativas con el gobierno, establece que ahora cualquier contrato de asociación que firmen las cooperativas será con aval del Estado. Este acuerdo, deja incólume todo el contenido del proyecto de Ley que fue elaborado a gusto y medida de las transnacionales, su inminente aprobación significa la profundización de la entrega de nuestros minerales a los capitales multinacionales. 

La nueva ley minera no cambiará el actual predominio de las compañías transnacionales. 
Según datos del Ministerio de Minería, el año 2013 el 70% del valor de las exportaciones mineras correspondieron a las empresas transnacionales, el 21% a cargo de las cooperativas y solo el 9% a cargo de las empresas estatales; sumando los valores de los dos primeros, tenemos que el 91% de las exportaciones mineras está en manos de privados y solo una mínima parte ha sido recuperada con las nacionalizaciones de Huanuni y Colquiri, realizadas gracias a la lucha de los trabajadores y enfrentando la política del gobierno del MAS y su alianza con los patrones cooperativistas. 

Este predominio privado y transnacional explica también por qué a pesar de una coyuntura de varios años de precios altos – que ahora empieza decaer – la minería no ha beneficiado a las/os bolivianas/os. Así, remitiéndonos a los datos del Ministerio de Minería del 2013, se comprueba que ese año las exportaciones mineras se situaron en 3 mil 83 millones de dólares, en tanto las regalías percibidas por el Estado, llegaron solo algo más de 134 millones de dólares, apenas un mísero 4% del valor total exportado. Queda claro entonces que la actual estructura de la minería boliviana, beneficia principalmente a las transnacionales y a un pequeño puñado de patrones cooperativistas. 

La nueva Ley Minera, “consensuada” entre el gobierno del MAS y los empresarios no modificará en nada la actual estructura, al contrario otorga garantías al capital transnacional, protegiéndolo contra cualquier protesta social (incluyendo las protestas laborales), al penalizar a título de “Seguridad Jurídica” cualquier acción que interfiera la actividad minera (Artículos 99 al 101 del proyecto de Ley). 

Los dirigentes de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) no defienden la COMIBOL

Mientras diversas organizaciones, aun aquellas cuyas dirigencias están ligadas con el gobierno, como el de la Asociación Nacional de Regantes, se vieron obligadas a pronunciarse y movilizar en contra de las afectaciones del proyecto de Ley Minera a sus derechos e intereses, rechazando la libre disposición de aguas a favor de los operadores mineros, o el tema de la vulneración del derecho a la Consulta Previa. En cambio la dirigencia de la FSTMB, mucho menos del Sindicato de Huanuni o de Colquiri, abrieron la boca para rechazar y reclamar por las restricciones que este proyecto de Ley impone a la COMIBOL y sus empresas, los artículos de 61 al 78 de este proyecto, condenan a la COMIBOL y sus empresas a restringirse solo a sus actuales operaciones, poniendo muchas limitaciones para expandirse a nuevas áreas. El artículo 63 del proyecto de Ley es una verdadera desnacionalización, pues establece que las áreas que COMIBOL ha entregado a las cooperativas en arrendamiento, incluso aquellas nacionalizadas en 1952, ahora deben pasar a contratos directos entre las cooperativas y el Estado, perdiendo la COMIBOL cualquier atribución sobre las mismas, algo que ni Sánchez de Lozada se atrevió.

La salida de fondo: Rechazar la ley entreguista de Evo y retomar la lucha por la nacionalización de las minas bajo control obrero. 

El proyecto de Ley Minera de Evo y de sus aliados de la dirigencia patronal de las cooperativas y transnacionales, pretende profundizar la entrega de nuestros minerales a las grandes empresas, luego de que resolvieron sus diferencias, ahora es muy probable que aceleren su aprobación ratificando todo su contenido anti nacional, y consolidando el dominio y saqueo de las transnacionales. De manera vergonzosa la aprobación de esta Ley, que atenta contra la minería estatal y pone un freno a la nacionalización, se dará con la complicidad de las dirigencias de la Federación de Mineros, de la COB y de los sindicatos de las únicas empresas estatales (Huanuni y Colquiri). Esto es el precio que los trabajadores deben pagar por el acuerdo electoral de la dirigencia con el gobierno. 

Por eso, la tarea es exigir a estas direcciones traidoras que rompan su acuerdo con el gobierno y encabecen la lucha por una salida de fondo para la minería boliviana y el conjunto de los trabajadores, retomar la lucha por la nacionalización y de toda la minería en Bolivia, incorporando a los asalariados y peones de las cooperativas en las nuevas empresas estatales a crearse. Pero no basta solo la Nacionalización, esta debe ir de la mano de imponer el control obrero y del pueblo sobre las operaciones mineras, para controlar que las explotaciones mineras beneficien al conjunto del País.